Pie Equino Varo

Usted esta en: Home / Pie Equino Varo
  1. PIE-EQUINOVARO112
  2. PIE-EQUINOVARO22
  1. PIE-EQUINOVARO111
  2. PIE-EQUINOVARO11
  1. pie1
  2. pie2

Historia del tratamiento del pie equinovaro

La primera descripción del pie zambo la realizó Hipocrates hace más de 2000 años e hizo el primer intento de tratamiento mediante manipulación. Para mantener la corrección conseguida con la manipulación, le aplicaba un vendaje fuerte. Llegó a afirmar que la mayoría de los pies equinovaros pueden ser corregidos mediante manipulación y que ésta se debe realizar lo antes posible.

Hasta que no se descubre la anestesia y Lister introduce los principios quirúrgicos de asepsia no comienza el tratamiento quirúrgico del pie equinovaro. Se describen numerosas técnicas y es Brockman (1930) que nota que los pies operados quedaban rígidos y con movilidad escasa. Robert Jones (1908) describe la osteotomía en cuña de los huesos del tarso para corregir el aducto del pie zambo, pero, antes de intervenir, siempre intenta corregir lo máximo posible mediante manipulaciones y enyesados.

Los resultados quirúrgicos desfavorables despertaron el interés en el tratamiento ortopédico del pie zambo. Hugh Owen Thomas inventa la llave que lleva su nombre; afortunadamente se abandonó su uso. Hiram Kite, discípulo que Michael Hoke en el Hospital Scottish Rite de Georgia, populariza el tratamiento conservador del pie equinovaro describiendo su técnica meticulosa de enyesado y manipulaciones. Desgraciadamente, cae en desuso por la falta de reproducibilidad de sus resultados y, sobre todo, por la duración tan prolongada del tratamiento (6 meses aproximadamente). Muchos de sus seguidores se pasaron a la cirugía ya que se obtenían muy satisfactorios resultados a corto plazo.

Debido a esto, se vuelve, de nuevo, al tratamiento quirúrgico. Cada autor tenía su técnica, llegándose a describir lo que se denominó la cirugía “a la carta”: elongando, seccionando y transponiendo tendones y ligamentos según los requerimientos de cada pie. Los resultados a corto plazo de la cirugía eran buenos, pero a largo plazo se ha podido observar que éstos pies se vuelven rígidos, dolorosos y artrósicos y que los pacientes tenían peor calidad de vida. Tras numerosas revisiones a largo plazo de casos clínicos, se observó que la tasa de fracaso de la cirugía estaba en torno al 25% (rango 13%-50%).

Tras hacer un estudio anatómico exhaustivo y realizar disecciones anatómicas de pies en mortinatos, en 1948, Ignacio Ponseti comienza a aplicar su método de enyesado para tratar el pie zambo. Con cada yeso va corrigiendo la posición del pie. Para acortar la duración del periodo de enyesado y corregir el último componente del pie zambo, el equino, realiza una tenotomía percutánea del tendón de Aquiles. La duración total del tratamiento está en torno al mes y medio. En 1963, publica sus resultados en la revista Journal of Bone and Joint Surgery. En este artículo, el Dr. Ponseti consigue un tasa de corrección del 98%. En otras series publicadas, los autores consiguen una tasa de corrección del 87%.

En 1990, H. Bensahel y cols publican los resultados del tratamiento fisioterápico del pie zambo. Éste tratamiento consiste en realizar manipulaciones diarias por fisioterapeutas altamente cualificados. La corrección obtenida se mantiene con un vendaje y/o una férula articulada. Tras unos seis meses de tratamiento, comienzan a verse los resultados. Según los propios autores, los resultados son buenos en el 48%

Debido al bajo coste, la facilidad de asimilar la técnica y el excelente porcentaje de éxitos con el método Ponseti, se están llevando a cabo varios programas de pie zambo en países en vías de desarrollo.